Archivos de la categoría ‘Enfermedades de los Bovinos’


Origen: Estudian cómo influye el tipo de alimentación de las vacas en la producción de la leche – Perulactea

Estudian cómo influye el tipo de alimentación de las vacas en la producción de la leche.

La producción de las vacas lecheras puede ser muy diferente en función de su alimentación.Investigadores de León y Galicia han comparado la nutrición de los animales de granjas ecológicas, que apuestan por el pastoreo, y de dos tipos de granjas convencionales, las que se basan en los piensos. El consumo de forraje y pastos proporciona muchas proteínas, pero hace que la cantidad de leche sea inferior. Los resultados de esta investigación, publicados en la revista Animal, sirven de base para ofrecer consejos a los ganaderos.

Anuncios

Origen: Esto es lo que recomiendan dos expertos para corregir y mejorar el suelo

“Por su parte, el experto en suelos Ramón Balbuena, recomienda aplicar en las unidades productivas ganaderas las siguientes acciones para corregir el rumbo del cultivo y hacerlo más productivo, con mayores nutrientes y de manera simultánea, aumentar la productividad en el ganado bovino”.

 


La ceguera en las vaquillas es preocupante
por Keith Poulsen
Tenemos un hato Holstein en el que las vaquillas se quedan ciegas en las dos primeras semanas después del primer parto. Como no pueden encontrar el comedero, tuvimos que desechar varias el año pasado. ¿Cuál es la causa de la ceguera en nuestro hato?

P.Y., Wisconsin

Probablemente lo mejor sea ver detenidamente ambos ojos en los animales afectados con la ayuda de su médico veterinario. Esto le ayudará a llegar determinar qué tipo de pruebas diagnósticas serían las más útiles. Tómese algo de tiempo, porque un examen oftálmico completo puede requerir sedación, bloqueo de nervios con anestesia local y equipo especializado.
Una de las primeras cosas que tenemos que saber es si los animales están ciegos central o periféricamente. Los animales que están ciegos centralmente están así porque hay una interrupción de la señal visual en el nervio óptico o en el cerebro. Lo más común es que los animales estén ciegos en uno o en los dos ojos debido a que hay daño del ojo, o en partes del ojo, que son responsables de la transmisión o recepción de las partículas luminosas.
Con el daño de los ojos y la córnea (el área clara que cubre el iris y la pupila), normalmente pensamos en trauma o agentes infecciosos. Esto ocurre usualmente sólo en un ojo, y las bacterias y virus infecciosos pueden ser diagnosticadas tomando muestras con hisopos estériles de algodón para cultivo y para la prueba de PCR.
La queratoconjuntivitis infecciosa bovina es la enfermedad ocular más frecuente, comúnmente conocida como “enfermedad del ojo rosado”. Esta enfermedad puede ser muy común en verano y en otoño, debido a la población abundante de moscas y a la aglomeración. Actualmente reconocemos varias especies de bacterias responsables del ojo rosado, de modo que podría valer la pena y el dinero invertir en un diagnóstico definitivo si su vacuna y/o tratamiento antibiótico no está previniendo o curando las infecciones nuevas.
Algunas veces, el daño por trauma de la córnea puede predisponer al ganado a infecciones secundarias, de modo que es prudente recorrer los pastizales y los pasillos del ganado para asegurarse que no haya nada a nivel del ojo de la vaca que pudiera causar lesiones. La maleza con crecimiento excesivo o las puertas rotas son culpables comunes.
Otras causas de ceguera periférica pueden ser deficiencias nutricionales, específicamente, la falta de vitamina A. Esto es raro en ganado alimentado con una ración balanceada, pero vemos deficiencia de vitamina A en ganado que no está recibiendo nutrición adecuada y no está suplementado.
Hay dos causas de toxicidad que provocan ceguera central, en las que el cerebro no es capaz de interpretar el mensaje que están enviando los ojos y son la intoxicación por plomo y la polioencefalomalasia (PEM). El plomo es altamente tóxico para las neuronas, entre otras células del cuerpo y puede causar muerte súbita en el ganado si los animales continúan estando expuestos y/o no son tratados. El ganado que lame la pintura con plomo en los galpones antiguos o una batería que contiene plomo, corre el riesgo de presentar intoxicación por plomo. Hace algunos años, tuvimos un caso de un hato intoxicado que pastoreaba en un campo usado previamente para tiro al blanco.
La PEM se ve en la exposición a azufre, gas de sulfuro de hidrógeno o tiaminasa (un compuesto que desdobla la tiamina o vitamina B1). Los cambios rápidos en las dietas altas en concentrado también están asociados con la PEM en el ganado bovino.
Las pruebas diagnósticas para estas causas tóxicas que provocan ceguera incluyen una historia de las causas de riesgo relevantes, la evaluación microscópica del cerebro y pruebas en sangre (sólo para el plomo). Otras pruebas importantes para la PEM incluyen los niveles de azufre en el agua de bebida y el monitoreo de los niveles de acumulación de sulfuro de hidrógeno en los galpones o en el área de equipo para manejo estiércol.
Si un animal va a ser desechado debido a que no puede encontrar el comedero o por producción baja de leche, puede valer la pena remitirlo para practicarle una necropsia. La disección de los ojos y del nervio óptico que conecta el ojo con corteza visual del cerebro toma tiempo y necesita hacerla un experto. Más que una necropsia de campo, el animal debe ser remitido a un laboratorio de diagnóstico veterinario.
Consulte a su médico veterinario para buscar la diferencia en el cuidado de las vaquillas, que las hace ser el único grupo afectado en el establo. Empiece con una inspección cuidadosa de los ojos para determinar el manejo de los animales ciegos en el hato.

El autor está en la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Wisconsin.septicemia_terneros


image-1269282129.jpg

Las altas temperaturas que pueden presentarse en cualquier momento del año y la escasez de precipitaciones complican el desarrollo de los maíces en proceso de floración y llenado de grano. Tenga en cuenta estas claves para guardar de forma segura el producto.

http://www.contextoganadero.com/cronica/asi-se-ensila-maiz-afectado-por-calor-y-sequia

El verano que en Colombia es frecuente en varias zonas del país y la ausencia de lluvia complican el desarrollo de los maíces de la campaña gruesa, que se encuentran en proceso de floración y llenado de grano, período crítico de mayor demanda de agua. (Lea: Todo lo que debe saber del ensilaje para ganado bovino)

Frente al escenario desfavorable, especialistas del INTA, privados y del sector elaboraron un informe con recomendaciones para el ensilado de maíces afectados por estrés hídrico y calórico, con el objetivo de recuperar la mayor cantidad de materia seca disponible en los lotes afectados, conservar la calidad del forraje guardado y disminuir las pérdidas.

Entre las primeras recomendaciones, Federico Sánchez, especialista del INTA Manfredi –Córdoba–, sugirió conocer el ciclo del híbrido utilizado y tener en cuenta el período de madurez fisiológica respecto al porcentaje de materia seca (MS) que puede acumularse “para no adelantar la fecha de picado de un material que aún le queda tiempo de desarrollo”.

En épocas de estrés hídrico, la principal deficiencia de los cultivos se manifiesta en el contenido de grano, la mayor fuente de energía para el silaje –que determina luego la calidad del alimento– y el mayor insumo para la acumulación de MS. Por eso, “será normal que los materiales tiendan a ser ensilados con niveles de MS por debajo del 30 %, menos de lo ideal para un buen proceso fermentativo”, señaló Sánchez.

Otro aspecto para considerar en el manejo de forraje es la altura de corte, que debe ajustarse a la condición de cultivo. En maíces muy secos con más del 40 % de MS, se recomienda disminuir la altura de corte, ya que la humedad tiende a concentrarse en la parte basal de la planta y facilita la compactación del silo. (Lea: Silobolsa, una herramienta que no puede faltar en su predio)

Por el contrario, en maíces con más de 70 % de su peso en agua y menos del 30 % de MS, es conveniente “realizar un corte con una segadora o cortadora, efectuar un preoreo con el objetivo de perder humedad, y luego recolectarla cuando alcance, al menos, un 35 % de MS con la picadora equipada con un cabezal pick-up”, detalló Sánchez.

De acuerdo con el técnico, en el guardado de cultivos con preoreo y alto contenido de materia seca resulta más difícil eliminar el aire y se corre el riesgo de generar “silajes calientes” con pérdida de nutrientes. En este sentido, resaltó la importancia de reducir el tamaño de picado en pos de priorizar la compactación por sobre el efecto de “fibra efectiva”.

En tanto, Fernando Clemente, coordinador zonal de la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros, indicó “elevar la plataforma de corte de la máquina, disminuir el tamaño del picado para eliminar agua durante el proceso y hacer silos con mucha densidad que eviten la acumulación de aire, el mayor enemigo del proceso de conservación”.

Desde el híbrido hasta el animal

Para Clemente, “el proceso de ensilado no comienza en la cosecha, sino que comprende desde la elección del híbrido, la preparación de la tierra hasta que llega a la boca del animal”. “Cada ineficiencia durante los procesos aumenta el nivel de pérdidas e implica proteína y energía que no se convierte en leche y carne”, añadió. (Lea: Silos para el ganado ¿con o sin aditivos?)

Asimismo, el técnico consideró fundamental realizar el inoculado –con productos aprobados por Senasa– para mejorar los procesos de fermentación. “Es un seguro que tenemos frente a las condiciones que no son las ideales para el almacenamiento”, definió.

En general, los inoculantes están compuestos por bacterias y enzimas que permiten, de forma natural, una rápida acidificación del material ensilado. Entre las ventajas, su uso aporta a la estabilización del forraje, evita la proliferación de hongos y el desarrollo de micotoxinas, prolonga la conservación en el tiempo y mejora la calidad como alimento.

En tanto, Sánchez comentó que, con el objetivo de sacar mejor provecho de los lotes afectados por la baja producción de granos, muchos productores decidieron ensilar campos destinados a cosecha para poder liberarlos –además de los ya previstos para picar– y habilitar la siembra de otro cultivo apenas se produzcan las próximas precipitaciones.

“Bajo estas condiciones, los silajes confeccionados en un establecimiento agrícola serán comercializados a otros establecimientos ganaderos que los consumirán”, afirmó Sánchez, quien recomendó confeccionar el silo a una distancia prudente respecto del lugar donde va a ser consumido y en el marco de un trayecto que pueda recorrerse diariamente con un mixer o un acoplado forrajero. (Lea: Silo de maíz todo el año, negocio de Los Tamarindos)

Asimismo, Clemente remarcó que, en condiciones de sequía, los maíces con desarrollo limitado por déficit hídrico pueden contener una alta concentración de nitrógeno y nitratos, que provocaría la formación de compuestos tóxicos para los animales.

En este sentido, sugirió analizar los ensilados antes del suministro y tener precaución al trabajar con cultivos con altos niveles de fertilización o picados luego de una lluvia, debido a que son escenarios que aumentan estos riesgos.


Origen: HOARD’S DAIRYMAN EN ESPAÑOL

http://www.hoardsenespanol.com/SECCIONES/BLOG/Ene2-18blog01.html

brucelosis humana

nuevo caso de brucelosis humana

 

Otro caso de brucelosis humana por tomar leche cruda

por Ellen R. Jordan

  La cepa RB51 de la vacuna contra la brucelosis puede transmitir la infección tanto por tomar leche sin pasteurizar como por atender partos de vacas que fueron vacunadas cuando estaban gestantes.

El pasado mes de agosto, el Departamento de Servicios de Salud del Estado de Tejas emitió una alerta sobre brucelosis. Se había diagnosticado a una paciente humana con brucelosis y la habían hospitalizado después de mostrar síntomas de fatiga, fiebre, y dolores en músculos y articulaciones. La brucelosis es una enfermedad contagiosa tanto de los animales (enfermedad de Bang) como de los humanos (fiebre ondulante o fiebre de Malta). Es una zoonosis, es decir, se puede transmitir de los animales a los humanos. La brucelosis es causada por bacterias del género Brucella.

Cuando se investigó el origen de la infección, se determinó que el consumo de leche cruda, no pasteurizada, había sido la causa más probable de la infección. La paciente había estado consumiendo leche de un expendio autorizado para vender leche cruda sin pasteurizar en Paradise, Tejas, un pueblo localizado al noroeste de Forth Worth.

En el proceso de investigación de la enfermedad, se encontró Brucella en muestras de leche cruda de la granja de origen. El Centro de Control de Enfermedades identificó posteriormente a la cepa responsable como la cepa RB51 de Brucella abortus, que es la que se utiliza para vacunar al ganado. Esta cepa sólo se puede identificar en cultivos de sangre, no por pruebas de anticuerpos (serológicas).

Las autoridades han estado buscando personas que pudieran haber tomado esta leche cruda y han identificado 800 hogares en donde posiblemente consumieron el producto. Pero este no fue el único caso y, hasta septiembre de 2017, se habían reportado casos en otros seis estados en personas que habían tomado leche sin pasteurizar y mostrado síntomas de brucelosis consistentes con la infección por exposición a la cepa RB51 de Brucella abortus.

No es fácil de curar

Una de las dificultades en el tratamiento de pacientes infectados con esta cepa es que es resistente a la rifampina y a la penicilina. Las personas que hayan tomado leche sin pasteurizar, y muestren estos síntomas, deben indicarlo a su médico para que les prescriba un tratamiento con otros antibióticos diferentes.

Casos como este exigen revisar los protocolos de salud del hato. Aunque la brucelosis está casi erradicada en Estados Unidos y en otros países o regiones, en la Unión Americana todavía existe en rumiantes salvajes, como bisontes y alces, especialmente en Yellowstone Park, en Montana.

Actualmente, las vaquillas son vacunadas con la cepa RB51 como medida preventiva contra la brucelosis. La vacunación reduce el riesgo, pero no siempre previene los abortos. La vacunación está limitada a las edades de 4 a 12 meses en vaquillas lecheras de reemplazo y debe ser administrada, en la mayoría de los países, por un médico veterinario acreditado. En algunas circunstancias especiales se puede vacunar al ganado adulto, pero hay que evitar vacunar vacas preñadas.

La cepa bacteriana involucrada en esta vacuna tiene afinidad por la placenta bovina y se ha encontrado asociada con infección placentaria y aborto. Esto puede ser un riesgo para los humanos que asisten a las vacas que tienen dificultades al parto y que fueron vacunadas con la cepa RB51 cuando estaban gestantes. Como se vio en el caso de Tejas, tomar leche sin pasteurizar también puede ser una fuente de infección en los humanos.

La autora es profesora e instructora en el Servicio de Extensión Texas AgriLife, en la Universidad de Texas A&M

Nota de los editores: como con el consumo de leche sin pasteurizar no sólo se corre el riesgo de contraer brucelosis, sino otras muchas enfermedades tanto o más peligrosas, como la listeriosis, lo más sano es no tomar riesgos y no tomar leche sin pasteurizar por ningún motivo.

 


http://www.contextoganadero.com/ganaderia-sostenible/por-que-se-perdio-40-de-la-produccion-de-silo-de-maiz-en-2016


9/11/2017  En un encuentro realizado en el INTA Manfredi en el que participaron especialistas en forrajes conservados, se elaboró un decálogo de buenas prácticas para la confección de henolaje de alfalfa.

Henolaje de Alfalfa_th_grande_completa (1)

Según el informe elaborado conjuntamente por profesionales de INTA, la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros (CACF), asesores privados y técnicos de empresas del sector, esta técnica de conservación -erróneamente denominada “silo de alfalfa“-, permite lograr un alimento clave en la producción ganadera argentina, fuente de fibra y proteína estratégica.

El henolaje de alfalfa es un método de conservación química, que consiste en cortar el forraje realizando un oreado hasta alcanzar un porcentaje de humedad comprendido entre el 45% y el 55%, para luego embolsarlo o empaquetarlo, a los fines de crear condiciones de anaerobiosis que permitan generar una fermentación láctica para su correcta conservación.

Esta tecnología llegó a nuestro país a mediados de los años 90 mediante la elaboración de rollos que luego eran embolsados con mesas empaquetadoras. Si bien en un principio encontró aceptación como una alternativa interesante en los lugares en los que era difícil producir heno de calidad, rápidamente se difundió al resto del país por permitir una forma de conservar la alfalfa con alta calidad nutritiva, proveyendo fibra (de alta digestibilidad y nivel de consumo) y proteínas (verdaderas y nitrógeno no proteico).
En Argentina, el henolaje evolucionó incorporando bolsas con memoria (stretch) y luego con sistemas cargadores de rollos frontales y embolsadoras de rollos con motor, que permitían agilizar el trabajo. Si bien en otros lugares del mundo el henolaje en formato de rollo se encuentra plenamente vigente y en continua evolución con rotoenfardadoras que incorporan empaquetadoras en su parte posterior, la gran adopción masiva de este forraje conservado en Argentina se logró cuando la recolección del pasto empezó a ser realizada por picadoras de precisión y embolsado con máquinas embutidoras en bolsa de polietileno.
En la actualidad, la técnica del henolaje denominada erróneamente “silo de alfalfa”, conservada en bolsas plásticas, permite que el proceso fermentativo se desarrolle en condiciones adecuadas. Pero además, brinda muchas facilidades de manejo, dado que al ser recolectado por una picadora, permite ser incluido más fácilmente dentro de un mixer mezclador, sumado a la disminución de tiempos operativos en la confección de este forraje.
El trabajo realizado por el grupo multidisciplinario e interinstitucional busca dar respuesta a diversas consultas sobre la posibilidad de hacer corte directo de alfalfa para embolsado y permite dilucidar la técnica correcta y sus beneficios en la producción animal. De esta manera surge una guía paso a paso de procedimientos para lograr un correcto henolaje.

El decálogo de las buenas prácticas en la confección de henolaje de alfalfa

1. Momento de corte: Un punto clave a la hora de lograr calidad en el henolaje de alfalfa es el momento de corte, que debe realizarse cuando se encuentra en botón floral, dado que debemos lograr la mejor combinación entre cantidad y calidad de materia seca digestible.

2. Porcentaje de materia seca para la confección: Respecto al proceso de conservación, el factor determinante en este caso es el contenido de humedad que presenta el material al momento del picado o enrollado. El forraje debe picarse cuando contiene entre el 45 y el 55% de materia seca, y para ello, en el caso de la alfalfa, debe realizarse siempre un oreado previo al picado, teniendo en cuenta que en el momento óptimo de corte la planta en pie contiene un porcentaje de materia seca de entre 18% y 24%, o su equivalente en humedad entre el 82% y el 76%, respectivamente.

3. Corte y acondicionamiento: A la hora de realizar el corte para pre-oreado lo más conveniente es la utilización de segadoras provistas de acondicionadores, dado que se logra un corte de calidad, un mínimo repicado de hoja y el quebrado que provocan los rodillos en los tallos facilitan la pérdida de agua favoreciendo la calidad del forraje.

Los cabezales de corte directo no son apropiados para la confección de henolajes, como en el caso de alfalfa. Sólo deben utilizarse para confeccionar silajes, donde el porcentaje de MS debe ser mayor a 32% y menor a 40%, como es el caso de cereales de invierno en estado de madurez avanzado y cultivos de verano como maíz y sorgo.4. Estructura de la andana: Un factor que influye en forma directa sobre la uniformidad de picado es la condición de la andana, dado que del volumen de la misma depende la eficiencia con que la picadora realiza el trabajo. Para que las cuchillas realicen un corte neto y parejo contra la contracuchilla, es necesario que los rodillos alimentadores entreguen una buena cantidad de forraje, de modo tal que el material no se escape y quede aprisionado por los rodillos. Cuando las andanas no son voluminosas, los rodillos no pueden ejercer la suficiente presión sobre el forraje, por lo tanto cuando la cuchilla pasa, arrastra y desgarra el material, dando como resultado un henolaje con una gran variabilidad en el tamaño de picado. Es por ello que resulta conveniente partir de lotes con pasturas bien densas además de juntar una buena cantidad de material.

5. Alimento sí, tierra no: A la hora de confeccionar henolaje de alfalfa, deben extremarse los cuidados para evitar el agregado de tierra al material a embolsar. Debe procurarse cortar con máquinas de gran ancho de labor y pasturas de buen volumen, tratando de evitar unir andanas mediante el uso de rastrillos estelares, ya que podrían incrementar la cantidad de tierra dentro de la bolsa o rollo. Una herramienta que ayuda a juntar hileras son lo agrupadores de hileras adosados a las segadoras, que permiten juntar material sin contaminarlo con tierra, gracias a un sistema de noria de accionamiento hidráulico que está montado en la parte posterior de las cortadoras acondicionadoras.

6. El rastrillado giroscópico: Otro gran aliado en la confección de este tipo de forrajes, para aumentar el volumen de la andana, es el uso de los rastrillos giroscópicos, los cuales permiten hilerar el forraje casi inmediatamente después de cortado y evitando la contaminación con tierra.

7. Tamaño de picado: El tamaño ideal de picado para pasturas ronda los 15 mm, priorizando siempre la uniformidad de picado. De esta manera se busca una mayor facilidad de compactación al momento de embolsarlo, ya que el material no presenta aglomeraciones, evitando así las presiones excesivas en las bolsas. Es importante recordar que si el forraje se destina como fuente de fibra, el largo de picado debe superar los 20 mm.

8. Uso de instrumental para correcta detección de % MS: Cuando se confecciona henolajes de alfalfa no se debe subestimar la identificación del correcto porcentaje de humedad del material. Para ello, la utilización de humedímetros electrónicos es un sistema práctico con poco margen de error, además de encontrarse disponibles en el mercado a precios accesibles.

9. Embolsado: Cuando se confeccionan bolsas de henolaje de alfalfa, se debe poner especial atención en contar con un adecuado terreno, controlar el llenado del túnel de compactación y la formación de la bolsa y el estiramiento en la regla graduada, ya que al tratarse de un material que no fluye fácilmente se tienden a formar zonas flojas y zonas de sobre-presión, lo que ocasiona un detrimento de las condiciones de anaerobiosis y del estiramiento parejo de la bolsa.

10. Inoculantes, que sean aprobados por SENASA: A la hora de pensar en la inoculación del henolaje de alfalfa es importante recordar que se trata de un cultivo difícil de fermentar por presentar bajo contenido de azúcares y capacidad buffer, hecho que puede condicionar la fermentación láctica. Por eso resulta indispensable la práctica de la inoculación incorporando bacterias específicas a tasas mayores a 100.000 Unidades Formadores de Colonia/gramo de silo, como respaldan todos los ensayos de inoculación en el mundo, para mejorar las condiciones de fermentación y la estabilidad aeróbica de estos henolajes.

Para garantizar la calidad del alimento que luego serán transformados en carne y leche, es obligatorio y sumamente importante usar productos aprobados por SENASA, identificados con marbete, y que incluyan prospecto y recomendaciones de uso. Esa responsabilidad recae sobre el productor, que debe velar por la inocuidad de los alimentos que produce.El informe elaborado en el encuentro fue escrito por Fernando Opacak y Fernando Clemente de la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros; Pablo Cattani, asesor privado especialista en forrajes conservados, José Costamagna de Claas Argentina, Javier Barnech y Patricio Villegas de la empresa De Laval, Guillermo Piñero de HAB y técnicos de INTAFederico Sánchez, Gastón Urrets Zavalía y José Peiretti.

Mauro Bianco Gaido
Prensa y Comunicación
INTA E.E.A. Manfredi

fuente: INFORTAMBO

http://www.perulactea.com/2017/10/24/mueren-1-100-animales-por-comer-silaje-humedo-contaminado-en-brasil/


IMG_9454Alimentación eficiente: clave para ahorrar hasta $120 mil al año

10/05/2017Este será uno de los temas presentados hoy en la 8° Jornada Nacional de Forrajes Conservados en el INTA Manfredi, Córdoba.

Los sistemas ganaderos experimentaron una fuerte evolución, en los últimos años, de la mano de la adopción de tecnologías de insumos en la alimentación. Este paquete, advierten los especialistas, requiere estar acompañado de tecnología de proceso que nos permita darle un aprovechamiento eficiente y el menor costo operativo posible. Con este objetivo, los técnicos del INTA organizaron la 8° Jornada Nacional de Forrajes Conservados que se realizará hoy, 10 de mayo en el INTA Manfredi, Córdoba.
De acuerdo con Federico Sánchez -especialista en forrajes conservados del INTA Manfredi-, “las raciones son la variable de mayor impacto en la rentabilidad del negocio, representando cerca del 65% de los costos totales de producción, tanto en modelos intensivos como en semi-pastoriles”.
De allí la importancia de adoptar tecnologías que permitan un aprovechamiento eficiente para lograr preparar y suministrar una ración balanceada y homogénea con el menor costo operativo posible.
Para evitar los costos ocultos, Sánchez recomendó no superar los 30 minutos para realizar todo el proceso de alimentación que incluye la extracción, carga, mezclado y suministro de la ración en los comederos. Y fue más allá al asegurar que “reducir 10 minutos este proceso implica una ganancia de hasta 120 mil pesos al año, si se consideran seis mezclas y entregas al día”.
En este sentido, Gastón Urrets Zavalía -técnico del INTA Manfredi- recomendó “rever” el sistema de alimentación con el que opera el establecimiento y pensar si la manera de almacenar los ingredientes, de extraerlos y cargarlos en el mixer, la distribución y suministro que hacemos a los rodeos es la más eficiente.
Para lo cual consideró “fundamental” la planificación: “La clave está en organizar las cosas de tal manera que la ración que planifica el nutricionista y que escribimos en el papel para preparar el mixer, sea lo más parecido posible a lo que termina comiendo el animal y con el menor costo posible”.

“Hay que entender que este sistema es rutinario y todos los días se debe hacer exactamente lo mismo para que se vean los resultados en la producción”
, subrayó Sánchez.
En referencia a los errores más comunes de los productores, Sánchez destacó que las ineficiencias se concentran, principalmente, en malas prácticas de almacenaje de henos y silos, mal manejo de los forrajes al momento de la extracción, incorrecto orden de carga de los distintos ingredientes y problemas de sobremezclado.
Además, identificó la falta de planificación en la ubicación de los distintos forrajes y la utilización de lugares improvisados, en ocasiones muy distantes del lugar donde se produce la carga del mixer, como así también las largas distancias entre el patio de comidas y los comederos.
¿Cómo debemos armar un patio de comidas?
De acuerdo con Sánchez, los centros de alimentación deben contar con dos sectores: uno de almacenamiento y otro de carga. Para el primero, sugirió ubicar los ingredientes en un lugar alto y de fácil acceso, con electricidad y capacidad de brindar energía a distintos equipos.
En este sentido, subrayó la importancia de esquematizar la ubicación de los forrajes conservados en silos aéreos o silos bolsas: “Es recomendable no agrupar todos los silajes de un mismo cultivo, sino hacer baterías agrupando las bolsas de los distintos ingredientes”.
Los silos aéreos se pueden utilizar para almacenar los ingredientes, lo que da la posibilidad de hacer balanceados caseros con parte de los ingredientes producidos en el mismo campo.
En cambio, los boxes pueden estar destinados para los subproductos como semilla de algodón, cascara de maní, burlanda, el heno procesado que está listo para cargar en el mixer. “Es conveniente el uso de un galpón con compartimentos, de tal manera de tener almacenados todos los productos en este sitio y poder cargarlos directamente con la carga frontal”, sugirió Urrets Zavalía.
En cuanto a los henos, los especialistas de Manfredi coincidieron en la necesidad de ser estivados en un lugar más alejado y dejar para la carga de mixer uno de los boxes del galpón con compartimentos, el cual se abastece periódicamente.
“En el caso de los rollos, almacenarlos pegados por sus caras planas, formando filas orientadas en la misma dirección de los vientos predominantes, lejos de los árboles y separadas entre sí”, advirtió Sánchez.
Urrets Zavalía fue más allá y destacó la importancia de “colocar los megafardos bajo galpón o tinglado y, en el caso de cubrirlos con lona, hacerlo cuatro días después de que se hayan confeccionado, para evitar la condensación de la humedad alrededor del plástico”.
Para el sector de carga, los especialistas recomendaron “prever la construcción de una rampa con una pendiente del 10 % para ubicar el mixer y facilitar el trabajo de carga del mismo con la pala”.
Fuente: Infoganadero

http://www.chilebio.cl/?p=6002

El maíz transgénico Bt y su efectividad para reducir el nivel de micotoxinas cancerígenas en comparación al maíz convencional