Posts etiquetados ‘soluciones geneticas bovinas’


https://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2018/09/25/un-futuro-lleno-de-plastico.aspx

https://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2018/09/25/un-futuro-lleno-de-plastico.aspx

Anuncios

El selenio está presente en alimentos tales como las castañas amazónicas y en menores cantidades en la harina de trigo y en la carne vacuna. Y puede reducir el colesterol, el tipo de grasa que, cuando se encuentra presente en exceso en la sangre, aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.
En Brasil, investigadores de la Facultad de Zootecnia e Ingeniería de Alimentos de la Universidad de São Paulo (FZEA-USP), en su campus de la localidad paulista de Pirassununga, constataron que la complementación de la dieta de bovinos de corte con diferentes niveles y fuentes de este mineral disminuyó la producción de la enzima que regula la síntesis del colesterol en la sangre y en la carne de los animales.
Este estudio, producto de un proyecto que contó con el apoyo de la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo – FAPESP y del trabajo doctoral de Janaína Silveira da Silva en la FZEA-USP, se presentó durante el 26º Congreso Brasileño de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CBCTA), realizado entre los días 13 a 16 de agosto en la ciudad de Belém, capital del estado norteño de Pará.
“No existían relatos en la literatura científica sobre el efecto directo del selenio sobre la enzima del colesterol −la HMG-CoA reductasa− en animales. En humanos, hasta ahora sólo se habían observado efectos indirectos tales como la actividad y la expresión génica de la enzima. Es la primera vez que se constató que el mineral es capaz de disminuir la producción de esa enzima”, declaró Marcus Antonio Zanetti, docente de la FZEA-USP y coordinador del estudio.
El grupo de investigadores de la FZEA-USP, bajo la coordinación de Zanetti, ha venido realizando trabajos con el objetivo de evaluar el efecto de la complementación del pienso bovino con selenio sobre la concentración de colesterol en la sangre y en la carne de los animales.
En un estudio realizado en 2014, los científicos comprobaron que la complementación del alimento de animales de la raza nelore con una dosis elevada de selenio orgánico durante un período de tiempo de tres meses de engorde disminuyó el colesterol presente en la sangre y en la carne de los animales, y de un grupo de personas que consumieron ese producto.
Los análisis de laboratorio y las estadísticas de muestras del hígado de los animales indicaron que la complementación de la dieta con selenio aumentó la cantidad del péptido glutatión oxidada (GSSH) y disminuyó la concentración del glutatión reducido (GSH). Estas alteraciones en el nivel de ambas proteínas, que inhiben la acción de la HMG-CoA reductasa, generaron una disminución en la síntesis del colesterol.
“Pese a que habíamos observado el efecto del selenio sobre la disminución del colesterol en bovinos en ese estudio anterior, hasta ahora no habíamos logrado evaluar los efectos de distintos niveles y fuentes del mineral en el colesterol y en los glutationes oxidada, reducido y peroxidasa y en la HMG-CoA reductasa juntos”, dijo Zanetti.
“Asimismo, en los experimentos anteriores aplicamos únicamente dosis altas de selenio. Pretendíamos entonces verificar si dosis más bajas de este mineral también podrían actuar en la disminución del colesterol”, explicó.
Los investigadores complementaron el pienso de 63 novillos nelore confinados durante 84 días en compartimentos individuales con selenio inorgánico (proveniente de selenito de sodio) y selenio orgánico derivado de Alkosel 3000, una fuente de selenio orgánica proveniente de levadura inactiva enriquecida con selenio.
Los animales quedaron divididos en siete grupos con nueve animales por tratamiento. A tres grupos de animales se les aplicó la dieta basada en ensilado y granos de maíz, además de salvado de soja, con concentraciones de selenio orgánico de 0,3 miligramos por kilo de pienso (mg/kg), 0,9 mg/kg y 2,7 mg/kg, respectivamente. Otros tres grupos de animales recibieron pienso complementado con selenio inorgánico también con esas respectivas concentraciones. Y un grupo de animales no recibió complementación de selenio.
Se extrajeron muestras sangre de los animales mensualmente hasta su faena, al cabo del período de tres meses de la fase de engorde. Los análisis de las muestras de sangre revelaron que la complementación tanto de selenio orgánico como inorgánico, independientemente del nivel, redujo hasta un 32,7% la concentración de la enzima HMG-CoA reductasa en la sangre de los animales con relación a aquéllos cuya dieta no se complementó con el mineral. Asimismo, se elevó la concentración de los glutationes peroxidasa y oxidado.
Los mayores efectos de la merma en la concentración del colesterol se observaron con la complementación con los niveles más elevados de selenio.
“Todos los niveles de selenio que complementamos [de 0,3 mg/kg de ración, 0,9 mg/kg y 2,7 mg/kg] se ubicaron por debajo del nivel máximo recomendado de complementación de la dieta para ganado nelore”, dijo Zanetti.
Una alternativa a las estatinas
De acuerdo con Zanetti, hasta ahora una de las explicaciones vigentes para la disminución del colesterol con el selenio consistía en que este mineral genera una merma de la concentración del glutatión reducido –que se utiliza como sustrato para la acción de la enzima HMG-CoA reductasa– y un incremento del glutatión oxidado, que inhibe la actividad de la HMG-CoA reductasa.
Otra explicación indicaba que el selenio es importante para la síntesis de las hormonas de la tiroides, una de cuyas funciones consiste en regular el nivel de los receptores LDL (colesterol malo) encargados del mantenimiento del colesterol en la sangre.
“Mediante el análisis de la HMG-CoA reductasa comprobamos que la complementación con el mineral en la dieta bovina también es capaz de reducir la concentración de esa enzima que sintetiza el colesterol y generar la disminución de este tipo de grasa en la sangre y en la carne de esos animales”, dijo el profesor de la FZEA-USP.
A juicio del investigador, los resultados de este estudio indican que la complementación con selenio puede erigirse en una alternativa a las estatinas, los fármacos más utilizados actualmente en el tratamiento de la hipercolesterolemia (el aumento de la concentración de colesterol en la sangre), al inhibir la acción de la enzima HMG-CoA reductasa.
Toda vez que el selenio llevó a una disminución del colesterol mediante un mecanismo distinto –de merma de la producción de la HMG-CoA reductasa–, el agregado de este mineral podría constituir una alternativa de reemplazo al menos parcial de las estatinas, que provocan diversos efectos colaterales, según consignaron.
“Pero no sabemos si este mismo efecto que observamos en los animales ocurre en humanos, pese a que la vía metabólica del colesterol es la misma en ambos casos”, dijo Zanetti.

FUENTE: PERULACTEA.

IMG_3752

cruces bon x F1


La ceguera en las vaquillas es preocupante
por Keith Poulsen
Tenemos un hato Holstein en el que las vaquillas se quedan ciegas en las dos primeras semanas después del primer parto. Como no pueden encontrar el comedero, tuvimos que desechar varias el año pasado. ¿Cuál es la causa de la ceguera en nuestro hato?

P.Y., Wisconsin

Probablemente lo mejor sea ver detenidamente ambos ojos en los animales afectados con la ayuda de su médico veterinario. Esto le ayudará a llegar determinar qué tipo de pruebas diagnósticas serían las más útiles. Tómese algo de tiempo, porque un examen oftálmico completo puede requerir sedación, bloqueo de nervios con anestesia local y equipo especializado.
Una de las primeras cosas que tenemos que saber es si los animales están ciegos central o periféricamente. Los animales que están ciegos centralmente están así porque hay una interrupción de la señal visual en el nervio óptico o en el cerebro. Lo más común es que los animales estén ciegos en uno o en los dos ojos debido a que hay daño del ojo, o en partes del ojo, que son responsables de la transmisión o recepción de las partículas luminosas.
Con el daño de los ojos y la córnea (el área clara que cubre el iris y la pupila), normalmente pensamos en trauma o agentes infecciosos. Esto ocurre usualmente sólo en un ojo, y las bacterias y virus infecciosos pueden ser diagnosticadas tomando muestras con hisopos estériles de algodón para cultivo y para la prueba de PCR.
La queratoconjuntivitis infecciosa bovina es la enfermedad ocular más frecuente, comúnmente conocida como “enfermedad del ojo rosado”. Esta enfermedad puede ser muy común en verano y en otoño, debido a la población abundante de moscas y a la aglomeración. Actualmente reconocemos varias especies de bacterias responsables del ojo rosado, de modo que podría valer la pena y el dinero invertir en un diagnóstico definitivo si su vacuna y/o tratamiento antibiótico no está previniendo o curando las infecciones nuevas.
Algunas veces, el daño por trauma de la córnea puede predisponer al ganado a infecciones secundarias, de modo que es prudente recorrer los pastizales y los pasillos del ganado para asegurarse que no haya nada a nivel del ojo de la vaca que pudiera causar lesiones. La maleza con crecimiento excesivo o las puertas rotas son culpables comunes.
Otras causas de ceguera periférica pueden ser deficiencias nutricionales, específicamente, la falta de vitamina A. Esto es raro en ganado alimentado con una ración balanceada, pero vemos deficiencia de vitamina A en ganado que no está recibiendo nutrición adecuada y no está suplementado.
Hay dos causas de toxicidad que provocan ceguera central, en las que el cerebro no es capaz de interpretar el mensaje que están enviando los ojos y son la intoxicación por plomo y la polioencefalomalasia (PEM). El plomo es altamente tóxico para las neuronas, entre otras células del cuerpo y puede causar muerte súbita en el ganado si los animales continúan estando expuestos y/o no son tratados. El ganado que lame la pintura con plomo en los galpones antiguos o una batería que contiene plomo, corre el riesgo de presentar intoxicación por plomo. Hace algunos años, tuvimos un caso de un hato intoxicado que pastoreaba en un campo usado previamente para tiro al blanco.
La PEM se ve en la exposición a azufre, gas de sulfuro de hidrógeno o tiaminasa (un compuesto que desdobla la tiamina o vitamina B1). Los cambios rápidos en las dietas altas en concentrado también están asociados con la PEM en el ganado bovino.
Las pruebas diagnósticas para estas causas tóxicas que provocan ceguera incluyen una historia de las causas de riesgo relevantes, la evaluación microscópica del cerebro y pruebas en sangre (sólo para el plomo). Otras pruebas importantes para la PEM incluyen los niveles de azufre en el agua de bebida y el monitoreo de los niveles de acumulación de sulfuro de hidrógeno en los galpones o en el área de equipo para manejo estiércol.
Si un animal va a ser desechado debido a que no puede encontrar el comedero o por producción baja de leche, puede valer la pena remitirlo para practicarle una necropsia. La disección de los ojos y del nervio óptico que conecta el ojo con corteza visual del cerebro toma tiempo y necesita hacerla un experto. Más que una necropsia de campo, el animal debe ser remitido a un laboratorio de diagnóstico veterinario.
Consulte a su médico veterinario para buscar la diferencia en el cuidado de las vaquillas, que las hace ser el único grupo afectado en el establo. Empiece con una inspección cuidadosa de los ojos para determinar el manejo de los animales ciegos en el hato.

El autor está en la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Wisconsin.septicemia_terneros


image-1269282129.jpg

Las altas temperaturas que pueden presentarse en cualquier momento del año y la escasez de precipitaciones complican el desarrollo de los maíces en proceso de floración y llenado de grano. Tenga en cuenta estas claves para guardar de forma segura el producto.

http://www.contextoganadero.com/cronica/asi-se-ensila-maiz-afectado-por-calor-y-sequia

El verano que en Colombia es frecuente en varias zonas del país y la ausencia de lluvia complican el desarrollo de los maíces de la campaña gruesa, que se encuentran en proceso de floración y llenado de grano, período crítico de mayor demanda de agua. (Lea: Todo lo que debe saber del ensilaje para ganado bovino)

Frente al escenario desfavorable, especialistas del INTA, privados y del sector elaboraron un informe con recomendaciones para el ensilado de maíces afectados por estrés hídrico y calórico, con el objetivo de recuperar la mayor cantidad de materia seca disponible en los lotes afectados, conservar la calidad del forraje guardado y disminuir las pérdidas.

Entre las primeras recomendaciones, Federico Sánchez, especialista del INTA Manfredi –Córdoba–, sugirió conocer el ciclo del híbrido utilizado y tener en cuenta el período de madurez fisiológica respecto al porcentaje de materia seca (MS) que puede acumularse “para no adelantar la fecha de picado de un material que aún le queda tiempo de desarrollo”.

En épocas de estrés hídrico, la principal deficiencia de los cultivos se manifiesta en el contenido de grano, la mayor fuente de energía para el silaje –que determina luego la calidad del alimento– y el mayor insumo para la acumulación de MS. Por eso, “será normal que los materiales tiendan a ser ensilados con niveles de MS por debajo del 30 %, menos de lo ideal para un buen proceso fermentativo”, señaló Sánchez.

Otro aspecto para considerar en el manejo de forraje es la altura de corte, que debe ajustarse a la condición de cultivo. En maíces muy secos con más del 40 % de MS, se recomienda disminuir la altura de corte, ya que la humedad tiende a concentrarse en la parte basal de la planta y facilita la compactación del silo. (Lea: Silobolsa, una herramienta que no puede faltar en su predio)

Por el contrario, en maíces con más de 70 % de su peso en agua y menos del 30 % de MS, es conveniente “realizar un corte con una segadora o cortadora, efectuar un preoreo con el objetivo de perder humedad, y luego recolectarla cuando alcance, al menos, un 35 % de MS con la picadora equipada con un cabezal pick-up”, detalló Sánchez.

De acuerdo con el técnico, en el guardado de cultivos con preoreo y alto contenido de materia seca resulta más difícil eliminar el aire y se corre el riesgo de generar “silajes calientes” con pérdida de nutrientes. En este sentido, resaltó la importancia de reducir el tamaño de picado en pos de priorizar la compactación por sobre el efecto de “fibra efectiva”.

En tanto, Fernando Clemente, coordinador zonal de la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros, indicó “elevar la plataforma de corte de la máquina, disminuir el tamaño del picado para eliminar agua durante el proceso y hacer silos con mucha densidad que eviten la acumulación de aire, el mayor enemigo del proceso de conservación”.

Desde el híbrido hasta el animal

Para Clemente, “el proceso de ensilado no comienza en la cosecha, sino que comprende desde la elección del híbrido, la preparación de la tierra hasta que llega a la boca del animal”. “Cada ineficiencia durante los procesos aumenta el nivel de pérdidas e implica proteína y energía que no se convierte en leche y carne”, añadió. (Lea: Silos para el ganado ¿con o sin aditivos?)

Asimismo, el técnico consideró fundamental realizar el inoculado –con productos aprobados por Senasa– para mejorar los procesos de fermentación. “Es un seguro que tenemos frente a las condiciones que no son las ideales para el almacenamiento”, definió.

En general, los inoculantes están compuestos por bacterias y enzimas que permiten, de forma natural, una rápida acidificación del material ensilado. Entre las ventajas, su uso aporta a la estabilización del forraje, evita la proliferación de hongos y el desarrollo de micotoxinas, prolonga la conservación en el tiempo y mejora la calidad como alimento.

En tanto, Sánchez comentó que, con el objetivo de sacar mejor provecho de los lotes afectados por la baja producción de granos, muchos productores decidieron ensilar campos destinados a cosecha para poder liberarlos –además de los ya previstos para picar– y habilitar la siembra de otro cultivo apenas se produzcan las próximas precipitaciones.

“Bajo estas condiciones, los silajes confeccionados en un establecimiento agrícola serán comercializados a otros establecimientos ganaderos que los consumirán”, afirmó Sánchez, quien recomendó confeccionar el silo a una distancia prudente respecto del lugar donde va a ser consumido y en el marco de un trayecto que pueda recorrerse diariamente con un mixer o un acoplado forrajero. (Lea: Silo de maíz todo el año, negocio de Los Tamarindos)

Asimismo, Clemente remarcó que, en condiciones de sequía, los maíces con desarrollo limitado por déficit hídrico pueden contener una alta concentración de nitrógeno y nitratos, que provocaría la formación de compuestos tóxicos para los animales.

En este sentido, sugirió analizar los ensilados antes del suministro y tener precaución al trabajar con cultivos con altos niveles de fertilización o picados luego de una lluvia, debido a que son escenarios que aumentan estos riesgos.


Los beneficios de prácticas mejoradoras de suelos. Se puede trabajar nutrición con pastos mejorados, ofreciendo más proteína y energía en pastoreo con más hojas que tallos y mayor palatibilidad. En el trópico Colombiano se acostumbra solo hacerlo con brachiarias humidículas y decumbes por su rusticidad  y supuestamente porque no requieren de ninguna ayuda para sostener la pradera.  Pero en el mediano y largo plazo buscando la productividad en el ganado, se hace imprescindible hacerlo con otros tipos de pastos para incrementar los rendimientos.  Esta práctica no se hace complicada, ni difícil, si se ha entrado en el predio, en la etapa de realizar otros cultivos que a su vez suplementen la alimentación del ganado, tales como el maíz, soya (soja) y sorgo, y por qué no, la alfalfa.

No hay suelos malos. Sólo hay suelos trabajados inadecuadamente. Se debe partir de un buen análisis de suelos para comenzar una mejora continua del mismo.

A los suelos hay que devolverle lo que le extraemos.  Las plantas, incluyendo el pasto, son seres vivos que requieren nutrirse permanentemente para poder vivir y transmitir esos nutrientes. Si a los suelos del predio no se les devuelve lo que se le extrae, dejan de nutrir adecuamente las plantas y se deterioran con el tiempo y mueren.

Colombia goza en mucha parte del Magdalena medio de tierras muy aptas para la Agroindustria. Buenas aguas y terrenos planos que permite mecanizar el trabajo de agricultura y ganadería y realizar estas tareas de conservación y mejoras de los suelos.

Esto es necesariamente el presente y futuro de la agroindustria colombiana, y dejar, como hasta el momento se ha hecho, de degradar nuestros suelos.


https://blogs.worldbank.org/voices/es/para-transformar-la-extension-agropecuaria-demos-participacion-a-los-jovenes?CID=ECR_TT_worldbank_ES_EXTP

Fuente: Banco Mundial

Durante la semana de Extensión Agropecuaria de África, celebrada hace poco en Durban, se escuchó repetidamente una frase: “En África la demanda de alimentos está aumentando y se espera que se duplique para 2050“. Es por esto que vemos oportunidades de crecimiento continuo y de empleo en la cadena de valor de la agricultura y es también el motivo por el cual la extensión agropecuaria (o la capacitación) resulta más importante que nunca.

¿Qué es exactamente la extensión agropecuaria? Con ella se busca brindar servicios de asesoría acerca de diversas tecnologías que pueden resultar útiles para quienes se dedican a los cultivos, la cría de ganado o la pesca, entre otros. “


http://www.bancomundial.org/es/topic/waterresourcesmanagement?CID=ECR_TT_worldbank_ES_EXT

Para alimentar a 9000 millones de personas en 2050 será necesario que la producción agrícola aumente en un 60 % y la extracción de agua en un 15 %. Más de la mitad de la población mundial vive ahora en zonas urbanas. En 2025, alrededor de 1800 millones de personas habitarán en regiones o países con escasez absoluta de agua. En la actualidad, la seguridad hídrica es un problema importante y parece ir en aumento en muchos países.”


http://www.contextoganadero.com/ganaderia-sostenible/por-que-se-perdio-40-de-la-produccion-de-silo-de-maiz-en-2016


9/11/2017  En un encuentro realizado en el INTA Manfredi en el que participaron especialistas en forrajes conservados, se elaboró un decálogo de buenas prácticas para la confección de henolaje de alfalfa.

Henolaje de Alfalfa_th_grande_completa (1)

Según el informe elaborado conjuntamente por profesionales de INTA, la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros (CACF), asesores privados y técnicos de empresas del sector, esta técnica de conservación -erróneamente denominada “silo de alfalfa“-, permite lograr un alimento clave en la producción ganadera argentina, fuente de fibra y proteína estratégica.

El henolaje de alfalfa es un método de conservación química, que consiste en cortar el forraje realizando un oreado hasta alcanzar un porcentaje de humedad comprendido entre el 45% y el 55%, para luego embolsarlo o empaquetarlo, a los fines de crear condiciones de anaerobiosis que permitan generar una fermentación láctica para su correcta conservación.

Esta tecnología llegó a nuestro país a mediados de los años 90 mediante la elaboración de rollos que luego eran embolsados con mesas empaquetadoras. Si bien en un principio encontró aceptación como una alternativa interesante en los lugares en los que era difícil producir heno de calidad, rápidamente se difundió al resto del país por permitir una forma de conservar la alfalfa con alta calidad nutritiva, proveyendo fibra (de alta digestibilidad y nivel de consumo) y proteínas (verdaderas y nitrógeno no proteico).
En Argentina, el henolaje evolucionó incorporando bolsas con memoria (stretch) y luego con sistemas cargadores de rollos frontales y embolsadoras de rollos con motor, que permitían agilizar el trabajo. Si bien en otros lugares del mundo el henolaje en formato de rollo se encuentra plenamente vigente y en continua evolución con rotoenfardadoras que incorporan empaquetadoras en su parte posterior, la gran adopción masiva de este forraje conservado en Argentina se logró cuando la recolección del pasto empezó a ser realizada por picadoras de precisión y embolsado con máquinas embutidoras en bolsa de polietileno.
En la actualidad, la técnica del henolaje denominada erróneamente “silo de alfalfa”, conservada en bolsas plásticas, permite que el proceso fermentativo se desarrolle en condiciones adecuadas. Pero además, brinda muchas facilidades de manejo, dado que al ser recolectado por una picadora, permite ser incluido más fácilmente dentro de un mixer mezclador, sumado a la disminución de tiempos operativos en la confección de este forraje.
El trabajo realizado por el grupo multidisciplinario e interinstitucional busca dar respuesta a diversas consultas sobre la posibilidad de hacer corte directo de alfalfa para embolsado y permite dilucidar la técnica correcta y sus beneficios en la producción animal. De esta manera surge una guía paso a paso de procedimientos para lograr un correcto henolaje.

El decálogo de las buenas prácticas en la confección de henolaje de alfalfa

1. Momento de corte: Un punto clave a la hora de lograr calidad en el henolaje de alfalfa es el momento de corte, que debe realizarse cuando se encuentra en botón floral, dado que debemos lograr la mejor combinación entre cantidad y calidad de materia seca digestible.

2. Porcentaje de materia seca para la confección: Respecto al proceso de conservación, el factor determinante en este caso es el contenido de humedad que presenta el material al momento del picado o enrollado. El forraje debe picarse cuando contiene entre el 45 y el 55% de materia seca, y para ello, en el caso de la alfalfa, debe realizarse siempre un oreado previo al picado, teniendo en cuenta que en el momento óptimo de corte la planta en pie contiene un porcentaje de materia seca de entre 18% y 24%, o su equivalente en humedad entre el 82% y el 76%, respectivamente.

3. Corte y acondicionamiento: A la hora de realizar el corte para pre-oreado lo más conveniente es la utilización de segadoras provistas de acondicionadores, dado que se logra un corte de calidad, un mínimo repicado de hoja y el quebrado que provocan los rodillos en los tallos facilitan la pérdida de agua favoreciendo la calidad del forraje.

Los cabezales de corte directo no son apropiados para la confección de henolajes, como en el caso de alfalfa. Sólo deben utilizarse para confeccionar silajes, donde el porcentaje de MS debe ser mayor a 32% y menor a 40%, como es el caso de cereales de invierno en estado de madurez avanzado y cultivos de verano como maíz y sorgo.4. Estructura de la andana: Un factor que influye en forma directa sobre la uniformidad de picado es la condición de la andana, dado que del volumen de la misma depende la eficiencia con que la picadora realiza el trabajo. Para que las cuchillas realicen un corte neto y parejo contra la contracuchilla, es necesario que los rodillos alimentadores entreguen una buena cantidad de forraje, de modo tal que el material no se escape y quede aprisionado por los rodillos. Cuando las andanas no son voluminosas, los rodillos no pueden ejercer la suficiente presión sobre el forraje, por lo tanto cuando la cuchilla pasa, arrastra y desgarra el material, dando como resultado un henolaje con una gran variabilidad en el tamaño de picado. Es por ello que resulta conveniente partir de lotes con pasturas bien densas además de juntar una buena cantidad de material.

5. Alimento sí, tierra no: A la hora de confeccionar henolaje de alfalfa, deben extremarse los cuidados para evitar el agregado de tierra al material a embolsar. Debe procurarse cortar con máquinas de gran ancho de labor y pasturas de buen volumen, tratando de evitar unir andanas mediante el uso de rastrillos estelares, ya que podrían incrementar la cantidad de tierra dentro de la bolsa o rollo. Una herramienta que ayuda a juntar hileras son lo agrupadores de hileras adosados a las segadoras, que permiten juntar material sin contaminarlo con tierra, gracias a un sistema de noria de accionamiento hidráulico que está montado en la parte posterior de las cortadoras acondicionadoras.

6. El rastrillado giroscópico: Otro gran aliado en la confección de este tipo de forrajes, para aumentar el volumen de la andana, es el uso de los rastrillos giroscópicos, los cuales permiten hilerar el forraje casi inmediatamente después de cortado y evitando la contaminación con tierra.

7. Tamaño de picado: El tamaño ideal de picado para pasturas ronda los 15 mm, priorizando siempre la uniformidad de picado. De esta manera se busca una mayor facilidad de compactación al momento de embolsarlo, ya que el material no presenta aglomeraciones, evitando así las presiones excesivas en las bolsas. Es importante recordar que si el forraje se destina como fuente de fibra, el largo de picado debe superar los 20 mm.

8. Uso de instrumental para correcta detección de % MS: Cuando se confecciona henolajes de alfalfa no se debe subestimar la identificación del correcto porcentaje de humedad del material. Para ello, la utilización de humedímetros electrónicos es un sistema práctico con poco margen de error, además de encontrarse disponibles en el mercado a precios accesibles.

9. Embolsado: Cuando se confeccionan bolsas de henolaje de alfalfa, se debe poner especial atención en contar con un adecuado terreno, controlar el llenado del túnel de compactación y la formación de la bolsa y el estiramiento en la regla graduada, ya que al tratarse de un material que no fluye fácilmente se tienden a formar zonas flojas y zonas de sobre-presión, lo que ocasiona un detrimento de las condiciones de anaerobiosis y del estiramiento parejo de la bolsa.

10. Inoculantes, que sean aprobados por SENASA: A la hora de pensar en la inoculación del henolaje de alfalfa es importante recordar que se trata de un cultivo difícil de fermentar por presentar bajo contenido de azúcares y capacidad buffer, hecho que puede condicionar la fermentación láctica. Por eso resulta indispensable la práctica de la inoculación incorporando bacterias específicas a tasas mayores a 100.000 Unidades Formadores de Colonia/gramo de silo, como respaldan todos los ensayos de inoculación en el mundo, para mejorar las condiciones de fermentación y la estabilidad aeróbica de estos henolajes.

Para garantizar la calidad del alimento que luego serán transformados en carne y leche, es obligatorio y sumamente importante usar productos aprobados por SENASA, identificados con marbete, y que incluyan prospecto y recomendaciones de uso. Esa responsabilidad recae sobre el productor, que debe velar por la inocuidad de los alimentos que produce.El informe elaborado en el encuentro fue escrito por Fernando Opacak y Fernando Clemente de la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros; Pablo Cattani, asesor privado especialista en forrajes conservados, José Costamagna de Claas Argentina, Javier Barnech y Patricio Villegas de la empresa De Laval, Guillermo Piñero de HAB y técnicos de INTAFederico Sánchez, Gastón Urrets Zavalía y José Peiretti.

Mauro Bianco Gaido
Prensa y Comunicación
INTA E.E.A. Manfredi

fuente: INFORTAMBO

http://www.perulactea.com/2017/10/24/mueren-1-100-animales-por-comer-silaje-humedo-contaminado-en-brasil/